Quiénes somos

Somos otro colectivo más dentro de las Corralas, compuesto por 7 familias sevillanas, que afectadas por las devastadoras consecuencias de la actual coyuntura política, económica y social, hemos decidido auto-organizarnos y sumarnos a la lucha por el DERECHO A UNA VIVIENDA DIGNA, a través de la vía de la acción directa. Reivindicamos un derecho que, como todo el mundo sabe, está recogido en el Artículo 47 de la Constitución Española y es universal:

Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos.”
Pero, ¿hasta qué punto este discurso teórico se aleja de la realidad cotidiana...?  

En España se están produciendo en este año 526 desahucios diarios y en concreto en Sevilla se produjeron 421 desahucios sólo de Enero a Junio de 2012. De lo que llevamos de año hasta el 2015, se estima que en España habrá más de medio millón de familias en la calle. Los poderes públicos, no solo no garantizan este derecho, sino que permiten la vejación que se está cometiendo contra multitud de familias y no se pronuncian en contra de esta alarmante situación. Muchos de los delitos por los que se imputan a 129 políticos en nuestro país tienen que ver con especulación urbanística. Para aumentar el groso de la paradoja constitucional, destacar que en España el porcentaje de viviendas vacías oscila en torno al 20%, registrándose en Sevilla un total de 124.573 viviendas desocupadas. En los últimos 2 meses, han tenido lugar 7 suicidios en el país por aviso o ejecución de desahucios, puesto que las alternativas legales para hallar una solución son inexistentes y este derecho no solo no se garantiza, sino que se está violando descaradamente.

El acceso a un empleo cada vez es más difícil, por lo que el número de desahucios y de personas en riesgo de pobreza y exclusión social aumenta considerablemente. Nos privatizan la sanidad, la educación y la justicia. Y encima, los pocos revuelos reivindicativos que tienen lugar en torno a estas problemáticas, son castigados con una represión por parte de las autoridades, que cada vez se vuelve más violenta. Al parecer tenemos que estar calladxs y aprobando las gestiones del gobierno, aunque tengamos que ver con nuestros propios ojos cómo nos arrebatan los derechos y la posibilidad de tener una vida digna. A base de reformas y leyes basadas exclusivamente en los intereses de la élite del país, nos condenan a la miseria y convierten a España en el país con el índice de pobreza más alto de la comunidad europea.

Así, al observar el tinglado que lxs políticxs y lxs banquerxs se tienen montado para garantizar su alto estatus económico a costa de esclavizar, empobrecer y humillar al pueblo, la insumisión, la unión y la organización se vuelven la solución más coherente.

Como a tantas familias, a nosotrxs nos despojaron de nuestro empleo y de nuestra casa, dejándonos en la calle sin alternativa. Una vez agotadas las vías administrativas encargadas de facilitarnos el acceso a una vivienda sin obtener respuesta, hemos decidido garantizamos a nosotrxs mismxs nuestro derecho a techo. Porque no entendemos que habiendo numerosos inmuebles deshabitados en Sevilla, aún no se les haya caído la cara de vergüenza al echarnos, sin importarles si somos adultxs, niñxs, mayorxs o enfermxs. Con nuestra acción, reivindicamos la mejora de las condiciones de tantas familias que están pasando penurias y la garantía de los derechos de todos los ciudadanxs. Y pedimos, al mismo tiempo, que lxs jueces se pronuncien en contra de esta situación y se nieguen a colaborar con estas injusticias. Tenemos claro que no queremos vivir más en la tesitura de decidir entre pagar un alquiler/hipoteca o darle de comer a nuestrxs hijxs; nos negamos a pagar una crisis que no hemos creado nosotrxs, a costa de vivir en la calle o de tener hambre; no estamos dispuestxs a trabajar para enriquecer más a lxs ricxs.

Sepan políticxs, jueces, banquerxs y policías, somos conscientes de que esto es una lucha, y la vamos a ganar, porque esta lucha es justa! Queremos poner fin a esta situación: la verdadera esclavitud del siglo XXI.

De esta manera, decididas y convencidas de nuestro derecho a tener una casa donde vivir dignamente, nos hemos realojado hace dos días, en un edificio en el barrio de Triana. Un inmueble que lleva deshabitado desde su construcción y que parece que ha ido pasando de unas manos especuladoras a otras sin ton ni son desde que se levantó.

Nosotras, las vecinas de la nueva Corrala que bautizamos como “La libertad”, asumimos desde hace algún tiempo la lucha como modo de vida, haciendo de la rabia y la fuerza colectiva nuestro motor y guía para encarar nuestros problemas diarios y los conflictos en los que nos vemos envueltas.

Hoy, damos un paso firme hacia delante, sin miedo, con la seguridad y la tranquilidad de que estamos haciendo lo que debemos, lo que cualquiera haría en nuestra situación y sin otra finalidad que recuperar un derecho que es y será siempre nuestro, el derecho a vivir dignamente.
Libres y rebeldes, nos presentamos ante todos, como las vecinas corraleras de “La Libertad”, esperando que hagáis vuestra nuestra lucha, que hagáis de nuestra voz vuestra voz, de nuestras reivindicaciones vuestra bandera,...

...y de nuestros gritos vuestros gritos, grita con nosotras!

QUEREMOS LIBERTÁ!

PARA EJERCER NUESTRO DERECHO A UNA VIVIENDA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada